Frank Gehry, arquitecto

Durante más de 40 años, Frank Gehry ha aportado una mirada aguda y una mente inventiva a los métodos y materiales empleados para encerrar el espacio, creando así las poderosas formas que distinguen su obra. Al hacerlo, ha cambiado la forma de hacer arquitectura.

Nacido en Toronto, Frank Gehry se trasladó a Los Ángeles con su familia en 1947, a la edad de 17 años. Abrió su primera pequeña oficina allí en 1962, y desde el principio, el carácter visual de esa ciudad tuvo un profundo impacto en su trabajo. Sus bungalows de estuco, las vallas de alambre, los azulejos españoles, las palmeras ondulantes y el movimiento y la inmensidad del océano Pacífico forman parte de la arquitectura de Gehry. Su capacidad para captar el sentido del lugar continúa en su obra hoy en día, incluso cuando las ubicaciones de sus proyectos cambian. Sus diseños en Europa y Oriente Próximo -Praga, Berlín y, próximamente, Jerusalén- incorporan una comprensión de las ciudades antiguas, pero nunca duplican las formas antiguas. Al contrario, responden en diálogo con esas ricas historias arquitectónicas.

Gehry alcanzó la mayoría de edad en Los Ángeles junto a un grupo de artistas con los que compartió muchas ideas, entre ellos Chuck Arnoldi, Larry Bell, Billy Al Bengston, Ron Davis, Robert Irwin, Ed Moses, Ken Price y Ed Ruscha. Sus primeros mentores en arquitectura fueron Rudolph M. Schindler y Frank Lloyd Wright, mientras que las sillas de madera contrachapada moldeada de Charles y Ray Eames inspiraron sus experimentos con el mobiliario. Gehry realizó varias obras significativas al principio de su carrera, pero no fue hasta la transformación en 1977-78 de su propia residencia en Santa Mónica -una pequeña casa rosa con tejados de madera de los años 20- cuando se ganó la atención de los entendidos en arquitectura. La apertura de la cocina y el comedor al cielo con ventanas cubistas y la construcción de una casa alrededor de la misma con capas de valla de eslabones, madera contrachapada y chapa ondulada situaron a Gehry en una posición única entre sus colegas.

Uno de los primeros clientes dedicados de Gehry fue la Universidad Loyola Marymount. Para un proyecto que comenzó en 1978, el arquitecto ha estado desarrollando un campus similar a un pueblo para la facultad de derecho de la universidad, situado en una zona industrial cerca del centro de Los Ángeles. Como el cliente pidió un diseño que remitiera a las tradiciones clásicas, Gehry propuso -en lugar de una gran estructura- un conjunto de edificios, «como una acrópolis». Aunque en un principio fue recibido con escepticismo por el profesorado, el campus es ampliamente aclamado y a menudo comparado con el exaltado campus de la Universidad de Virginia de Thomas Jefferson en Charlottesville.

Los experimentos de Gehry con el diseño industrial han sido complementarios a sus esfuerzos arquitectónicos. Continuando con el uso de materiales inesperados de forma inventiva, creó dos líneas de muebles de cartón. El primer grupo, llamado Easy Edges (1969-73), era aerodinámico y duradero, construido con gruesas láminas de cartón en las que se pegaban capas individuales una sobre otra, alternando la veta, del mismo modo que se fabrica la madera contrachapada. Más tarde, los muebles se volvieron más esculturales, hechos con grandes y blandas flautas de cartón pegadas a mano y bautizados como Bordes experimentales (1979-82). A mediados de la década de 1980, Gehry creó sus juguetonas Lámparas Pez y Serpiente (1983-86) con Colorcore, un laminado plástico translúcido, que manipuló para captar la sensación de movimiento que siempre le ha intrigado. Y a principios de los 90, Gehry diseñó su colección de muebles Bent Wood (1989-92) para Knoll. Basada en el método utilizado para fabricar la cesta ordinaria, la serie emplea tiras continuas de madera para formar la forma y la estructura de soporte de los muebles. Se hicieron más de 100 prototipos antes de fabricar las cuatro sillas, las dos mesas y la otomana definitivas. Cada una de ellas, como Cross Check y High Sticking, lleva el nombre de un término del hockey sobre hielo, el deporte favorito de Gehry.

Tras el éxito de la Facultad de Derecho de Loyola y otros proyectos como la Winton Guest House (1983-87) en Wayzata, Minnesota, y una retrospectiva de su obra en 1986 en el Walker Art Center de Minneapolis, Gehry obtuvo el encargo de diseñar el Walt Disney Concert Hall (1987-), su primer gran proyecto en su ciudad natal. Sensible al hecho de que la acústica es el corazón de una sala de conciertos, diseñó el edificio desde dentro hacia fuera. Comenzó con una forma de caja convexa para la sala interior, la revistió completamente de madera, implementó elementos de techo en forma de vela y, finalmente, la encerró en paredes exteriores curvas revestidas de acero inoxidable. El complicado edificio, que tardó años en diseñarse, está ahora en construcción en el corazón del centro de Los Ángeles, creando un centro cultural junto con el Dorothy Chandler Pavilion y el Museo de Arte Contemporáneo.

Delegado por la colaboración, Gehry ha trabajado con los artistas Claes Oldenburg y Coosje van Bruggen en varios proyectos, entre los que destaca el Chiat/Day Building (1985-91) en Venecia, California, y en varios proyectos con el escultor Richard Serra, incluida una propuesta de 1996 para el concurso del Financial Times Millennium Bridge en Londres. Recientemente ha colaborado con el arquitecto David Childs de Skidmore, Owings & Merrill en una propuesta de concurso para la sede del New York Times (2000) y con el arquitecto francés Jean Nouvel en el actual Arena Centre (2000-), un proyecto de remodelación en Praga. Al participar en estas empresas conjuntas, y a menudo iniciarlas, Gehry expresa su creencia de que la variedad arquitectónica crea emoción en los entornos urbanos. Esta idea es especialmente válida en sus proyectos que implican complejos de varios edificios, como el Vitra International Manufacturing Facility and Design Museum (1987-89) en Weil am Rhein, Alemania, al que Tadao Ando, Nicholas Grimshaw, Zaha Hadid y Álvaro Siza contribuyeron con un edificio cada uno.

El proyecto más conocido de Gehry hasta la fecha es el Museo Guggenheim Bilbao (1991-97). Con esta gran obra, ha ganado fama internacional y un seguimiento del que gozan pocos arquitectos en la actualidad. Como muchas de sus otras obras importantes -el Museo de Arte Frederick R. Weisman (1990-93) de la Universidad de Minnesota en Minneapolis, el edificio Nationale-Nederlanden (1992-96) en Praga y el Experience Music Project (1995-2000) en Seattle- Bilbao es un edificio de entrada. Situado en el río Nervión, el edificio envuelve un puente que conduce a los viajeros hacia la ciudad y fuera de ella. Con una variedad de espacios expositivos curvilíneos y clásicos, el museo ofrece un escenario dinámico para las exposiciones del Guggenheim, y desde su inauguración en 1997, el museo ha atraído a millones de visitantes a una ciudad del siglo XIX revitalizada.

Mirando hacia adelante, varios de los próximos proyectos de Gehry, el Peter B. Lewis Building, Weatherhead School of Management (1997-) en la Case Western Reserve University de Cleveland, Ohio, será un ingenioso edificio indicativo del plan de estudios de Weatherhead centrado en Internet, y el Performing Arts Center del Bard College (1997-) en Annandale-on-Hudson, Nueva York, promete ser un nuevo y vital lugar para las actuaciones de orquesta, teatro, ópera y danza en el campus de Bard. Cuando esté terminado, el diseño propuesto por Gehry para el Museo Guggenheim de Nueva York (1998-), que se ubicará al pie de Wall Street en el East River, aportará una nueva vitalidad artística al Bajo Manhattan. Con una superficie de aproximadamente 279.000 pies cuadrados de parque público y un interior de 570.000 pies cuadrados, el nuevo museo albergará centros de artes escénicas, la colección permanente del Guggenheim, exposiciones temporales, un centro de arte y tecnología, y un centro de arquitectura y diseño.

Frank Gehry, Arquitecto presenta casi 40 de las obras más significativas de Gehry y sigue la evolución de su lenguaje visual y su proceso de trabajo. A lo largo de la exposición, muchos proyectos se ilustran con los característicos bocetos gestuales de Gehry que prefiguran las formas que vendrán. Le siguen modelos programáticos y de proceso, y los modelos de diseño final y las fotografías representan las obras terminadas. Dentro de este esquema, la exposición revela la importantísima interacción entre Gehry y sus clientes y la sólida relación de trabajo que mantiene con los numerosos y talentosos miembros de su equipo.

La presentación del proyecto del Museo Guggenheim Bilbao ha sido posible gracias a la colaboración de Idom, que ha participado en la construcción del edificio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *