Las múltiples formas en que el racismo institucional mata a los negros

Por Khiara M. Bridges

11 de junio de 2020 6:31 AM EDT

El novedoso coronavirus y la rodilla que Derek Chauvin colocó casualmente en el cuello de George Floyd durante cerca de nueve minutos han demostrado exactamente lo mismo: existe una jerarquía racial en EE, y la gente de color, especialmente los negros, están en la parte inferior de la misma.

En este punto, varios meses de la pandemia, la mayoría de la gente es consciente de que COVID-19 ha matado desproporcionadamente a los negros en los EE.UU. En Luisiana, los negros representan más del 53% de los que han muerto por COVID-19, aunque sólo representan el 33% de la población del estado. En el condado de Cook (Illinois), han representado el 35% de las muertes por COVID-19 del condado, mientras que constituyen el 23% de la población. En la ciudad de Nueva York, que hasta hace poco era el epicentro del brote de coronavirus en EE.UU., las estadísticas preliminares muestran que la tasa de mortalidad por COVID-19 para las personas de raza negra fue de 92,3 por cada 100.000 personas. Para los blancos, sin embargo, fue menos de la mitad: 45,2 por cada 100.000 personas. Estas cifras dejan claro que el nuevo coronavirus no es un gran igualador, ya que supone el mismo riesgo para todos, independientemente de la raza. Por el contrario, el COVID-19 ha puesto de manifiesto las desigualdades raciales en materia de salud, que resultan muy familiares.

Los investigadores llevan mucho tiempo documentando que las personas de raza negra tienen mayores tasas de enfermedades cardíacas, hipertensión, diabetes, enfermedades pulmonares, asma y obesidad, entre otras enfermedades. Y lo que es más importante, no hay nada innato en los negros que explique por qué están más enfermos (y mueren antes) que sus homólogos no negros. No hay ningún gen específico de los negros que los predisponga a la muerte. Como explica convincentemente la jurista Dorothy Roberts, «es inverosímil que una raza de personas haya evolucionado para tener una predisposición genética a la insuficiencia cardíaca, la hipertensión, la mortalidad infantil, la diabetes y el asma. No hay ninguna teoría evolutiva que pueda explicar por qué la ascendencia africana sería genéticamente propensa a prácticamente todas las principales enfermedades comunes.» Los genes de los negros no son mortales. Más bien, la forma en que hemos organizado la sociedad es mortal.

Tampoco se pueden explicar las disparidades raciales en la salud en términos de la «cultura» de los negros. Quienes tratan de justificar nuestro statu quo racial han propuesto que los negros tienen una «cultura» que les lleva a no hacer ejercicio, a evitar ir al médico y a comer dietas con alto contenido de azúcar, grasa y sodio. Se imagina que las disparidades raciales en materia de salud son el resultado de esta «cultura» tóxica. Este argumento sólo es convincente para quienes quieren justificar nuestra situación racial. Si las personas de color no hacen el ejercicio que deberían, probablemente sea porque viven en barrios en los que hacer ejercicio al aire libre es peligroso y faltan oportunidades como gimnasios o ligas deportivas. Si las personas de color no van al médico con la misma frecuencia que sus homólogos blancos, es probable que sea porque no tienen seguro médico o porque no hay proveedores de atención sanitaria de calidad a su disposición. Si las personas de color comen alimentos con alto contenido de azúcar, grasa y sodio, es probable que sea porque esos alimentos son las únicas opciones asequibles en su zona.

En realidad, las personas negras están más enfermas y mueren antes que sus homólogos blancos porque tienen más probabilidades de encontrarse con aquellas cosas que sabemos que comprometen la salud, como proveedores de atención sanitaria inaccesibles o sesgados, escuelas y sistemas educativos inadecuados, desempleo, trabajos peligrosos, viviendas inseguras y comunidades violentas y contaminadas. Hay estudios y más estudios que documentan que los entornos en los que viven, trabajan, juegan y envejecen las personas de color pueden perjudicar su salud. Los intentos de explicar las disparidades raciales en la salud en términos de malos genes o mala cultura son sólo excusas para no examinar -y desmantelar- los factores estructurales que realmente explican por qué la gente de color es menos saludable.

En particular, muchas de las enfermedades que afectan a la gente negra en mayor proporción son las condiciones subyacentes -asma, hipertensión, enfermedades cardíacas y pulmonares, diabetes- que son factores de riesgo para desarrollar un caso particularmente grave de COVID-19. Esto significa que si las personas de raza negra contraen el nuevo coronavirus, tienen más probabilidades de morir.

Además, las personas de raza negra son menos capaces que sus homólogos blancos de adoptar el distanciamiento social que permite evitar contraer el COVID-19 en primer lugar. Las personas de bajos ingresos, que son desproporcionadamente personas de color, son los «trabajadores esenciales» que mantienen nuestras ciudades en funcionamiento y nuestro país. A este respecto, el Economic Policy Institute publicó un informe en marzo en el que se afirmaba que «sólo el 9,2% de los trabajadores del cuartil más bajo de la distribución salarial pueden teletrabajar, frente al 61,5% de los trabajadores del cuartil más alto». También señalaba que «menos de 1 de cada 5 trabajadores negros y aproximadamente 1 de cada 6 trabajadores hispanos pueden trabajar desde casa». Las personas con bajos ingresos son los conserjes. Son los trabajadores agrícolas. Son los que llenan las estanterías de las tiendas de comestibles. Son los que cocinan en los restaurantes. (Esto, por supuesto, si pudieron conservar sus puestos de trabajo, ya que los estadounidenses hispanos y negros tuvieron más probabilidades de ser despedidos o suspendidos durante la pandemia que los estadounidenses blancos). Las personas con bajos ingresos tampoco pueden distanciarse socialmente porque es menos probable que tengan un coche. Para ir a algún sitio, tienen que coger autobuses. Tienen que tomar trenes. Esto también aumenta su riesgo de exposición.

¿Y qué ocurre si una persona se infecta o cree que puede estar infectada? Se le dice que se ponga en cuarentena, que se mantenga alejada de otras personas. Pero las viviendas que las personas de bajos ingresos llaman hogar no les permiten hacerlo. Es prácticamente imposible evitar el contacto cuando se comparte el cuarto de baño y el dormitorio con varios miembros de la familia.

Así que no es de extrañar que el COVID-19 haya sido especialmente letal para la población negra. Su incapacidad para evitar contraer el nuevo coronavirus -y la mayor probabilidad de contraer el virus con un cuerpo ya dañado por el racismo estructural- revela la vulnerabilidad y la marginación de los negros.

La muerte de George Floyd revela exactamente lo mismo.

La brutalidad policial contra la gente de color es una forma espectacular de la violencia racial que el sistema de justicia penal de nuestra nación inflige cada día. Si retrocedemos, veremos que el encuentro policial que llevó a la muerte de Floyd tiene lugar dentro de un contexto más amplio de encarcelamiento masivo. Actualmente, hay 2,3 millones de personas alojadas en las prisiones, cárceles y otros centros de justicia penal del país. En la mayoría de los casos, esta cifra es notable. Significa que Estados Unidos tiene la mayor población carcelaria del mundo. China ocupa el segundo lugar, con 1,7 millones de personas encarceladas, más de medio millón menos que en Estados Unidos, en un país de 1.400 millones de habitantes. La cifra de Estados Unidos se traduce en el encarcelamiento de 698 personas por cada 100.000. Esta tasa empequeñece las tasas de encarcelamiento de los países que Estados Unidos suele considerar como sus pares. De hecho, la tasa de encarcelamiento de Estados Unidos es aproximadamente seis veces superior a la de las naciones de Europa Occidental.

Si bien estas cifras, por sí mismas, pueden ser desconcertantes, se vuelven aún más inquietantes cuando consideramos la geografía racial de la población carcelaria de Estados Unidos: las personas de color, en particular los negros, están desproporcionadamente representados entre los encarcelados. Mientras que los negros constituyen el 12% de la población estadounidense, constituyen el 33% de la población penitenciaria. Por lo tanto, los negros están dramáticamente sobrerrepresentados en las prisiones y cárceles del país. Mientras tanto, los blancos constituyen el 64% de la población estadounidense, pero sólo representan el 30% de la población carcelaria.

Las altísimas tasas de encarcelamiento de los negros significan que, en muchas comunidades, no es descabellado que los negros -sobre todo los hombres negros- esperen ir a la cárcel en algún momento de su vida. La jurista Michelle Alexander observa en The New Jim Crow: Mass Incarceration in the Age of Colorblindness que en Washington, D.C., «se calcula que 3 de cada 4 jóvenes negros (y casi todos los de los barrios más pobres) pueden esperar cumplir condena en prisión». A escala nacional, 1 de cada 3 hombres negros debería esperar ser encarcelado a lo largo de su vida.

Incluso si el gran número de personas negras actualmente encarceladas reflejara simplemente el hecho extremadamente discutible de que un gran número de personas negras cometen delitos, deberíamos tener un problema con el encarcelamiento masivo. Como escribe el jurista Paul Butler en Let’s Get Free: A Hip-Hop Theory of Justice, «Imagínese un país con estadísticas como las de D.C., en el que más de un tercio de los ciudadanos varones jóvenes están bajo la supervisión del sistema de justicia penal: están en prisión, en libertad condicional o en libertad vigilada, o tienen un juicio pendiente. Imaginemos un país en el que dos tercios de los jóvenes pueden prever que serán detenidos antes de cumplir los 30 años. Imaginemos un país en el que hay más jóvenes en prisión que en la universidad… Un país así parece un estado policial. Cuando criticamos ese tipo de regímenes, pensamos que el problema no reside en los ciudadanos del Estado, sino en el gobierno o en la ley». Butler sugiere que el encarcelamiento masivo dice menos sobre los valores problemáticos que tienen quienes infringen la ley y más sobre los compromisos problemáticos de la nación que encarcela a estos infractores de la ley con tanta impunidad.

El encarcelamiento masivo significa que este país aborda sus problemas a través del sistema de justicia penal. Cuando se enfrenta a una enfermedad social, nuestra nación responde construyendo más prisiones y cárceles. Dado que el encarcelamiento es la herramienta que utilizamos para abordar los problemas de la sociedad, hemos establecido pocas limitaciones a la capacidad de la policía para mantener el orden social. La policía puede detener a quien quiera cuando quiera. Pueden investigar cosas que no tienen relación con el motivo de la parada. Pueden usar la fuerza. Pueden matar.

Al igual que el COVID-19, el sistema de justicia penal pone de manifiesto el modo en que una sociedad que debería cuidar y proteger a su población deja, en cambio, a los negros expuestos a sufrir daños y con poco control sobre su bienestar. Lo hace a través del número trágicamente alto de personas negras que están en prisiones y cárceles, en las tasas desproporcionadas de encarcelamiento de personas negras, en la violencia de las tácticas que los gobiernos han utilizado para vigilar a las comunidades de color, en la frecuencia con la que los encuentros de las personas negras con la policía terminan en muerte y en la poca frecuencia con la que los agentes de policía son acusados y condenados por matar a personas negras.

La prueba de la jerarquía racial de este país está en todas partes. Ojalá la desmantelemos en todas sus formas crueles y que acaban con la vida.

Esto aparece en la edición del 22 de junio de 2020 de TIME.

Contacta con nosotros en [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *